SOMEONE SOMEWHERE

Antonio Nuño, Enrique Rodríguez, José Miguel Cruz y Celis y , 3 de los fundadores de Someone Somewhere (antes Flor de Mayo) asistieron al Instituto Irrazonable en el 2014. Para ese momento ya sabían cuál era el problema que estaban atacando y haciendo una diferencia, apoyando 30 artesanas indígenas de una comunidad remota en Naupan Puebla. La forma en que lo hacían era creando camisas formales ($1,000-$1,300) con diseños artesanales y regresando el 50% de las utilidades de cada producto a la artesana que lo diseñaba.

Aunque ya habían logrado vender un buen número de camisas, el mercado en el que competían era muy pequeño, pues eran muy caras. Así que vinieron al Instituto con la idea de rediseñar su modelo de negocio para poder crecer.

La Diferencia Irrazonable

Con un poco de ayuda de mentores irrazonables, Someone Somewhere ha cuadruplicado su impacto (sí, 400%).

El Mentor Irrazonable Armando Laborde, ex-director de Ashoka Latinoamérica, los guió a entender que su causa era detonar una industria donde las indígenas puedan ofrecer sus productos y diseños a cualquier cliente.

El Mentor Irrazonable Tom Chi, creador de los Google Glass y del coche de Google que se maneja solo, los llevó a experimentar con su producto hasta encontrar un nuevo mercado.

El Mentor Irrazonable Pepe Villatoro, ex-director de CrowdfunderMX, los ayudó a entender a como piensan los inversionistas en EEUU para detonar la exportación.
Su historia ha sido publicada en medios aliados como Expansión y Entrepreneur.

SOMEONE SOMEWHERE HOY

Después de afinar su modelo y redefinir su mercado meta, Flor de Mayo cambió de nombre a Someone Somewhere.

En los últimos meses, la empresa bajó una inversión de Promotora Social México, y en Mayo de 2016 lanzaron una campaña mundial en Kickstarter. Aprendiendo de sus errores y aciertos en el Tianguis Irrazonable, lograron que su nueva campaña fuera la tercera campaña mexicana más fondeada en la historia de esta plataforma.

Al día de hoy trabajan con cientos de artesanos en Puebla, Oaxaca y Chiapas, y están desarrollando un plataforma educativa para impactar a miles a través de sus celulares.

¿Por qué Unreasonable México?

“Fue un parteaguas en la vida de nuestra empresa, nos ayudó a pensar en grande y a desarrollar el plan para llegar a ese sueño. Ahí conocimos mentores extraordinarios, con quienes incluso seguimos en contacto al día de hoy. Nos abrió la mente y creamos relaciones que hoy todavía dan frutos. Además, fue muy valioso darse cuenta de que existe gente igual de loca que tú, dispuestas a cambiar el mundo pase lo que pase”, cuenta José Antonio Nuño, cofundador de Someone Somewhere sobre su experiencia en el Instituto Irrazonable.

Todos los derechos reservados © Unreasonable 2019

Hecho con en Teko Estudio